Su sonrisa no es una máscara. Está en un momento dulce, y se nota. Serena, inteligente y segura de sí misma. Hablamos con la actriz de nuevos proyectos, de cómo ser la mejor madre posible (en tiempos de redes sociales) y de su papel como SmartGirl by Samsung.





Mujerhoy: Dicen que una SmartGirl es una mujer dispuesta a comerse el mundo. ¿Se siente identificada?

Paula Echevarría: Claro que sí. Para mí, comerse el mundo es ser una mujer que no ve límites, que no acepta un no por respuesta a la primera, llena de confianza en sí misma.

Mujerhoy: Dice también que tiene alma de exploradora. ¿Qué es para usted la aventura?

Paula Echevarría: Vivir en un pueblo de 7.000 habitantes, como vivía yo, y no tener miedo de irte a Londres sin saber hablar inglés, ni de venirte a vivir a la capital a ver qué pasa. Un alma exploradora te empuja a salir en busca de tu vida, a dejar un poco al lado la comodidad para que te pasen cosas.








 

 

 

 

Revistas > 2016 > Revista Mujer Hoy (09.12.2016)


Mujerhoy: Y vaya que le pasaron…

Paula Echevarría: Hay gente que se cierra puertas a sí misma, que tiene inquietudes, pero a la hora de la verdad, cuando llega el momento, dice: “No, no, no voy a poder…”. Yo no me pongo límites y, sobre todo, nunca le he tenido miedo al rechazo. Probaba y, si me decían que no, pues a otra cosa mariposa.

Mujerhoy: ¿No le han dejado cicatriz los rechazos?

Paula Echevarría: Pues no, tampoco. En enero hará 17 años que me vine a Madrid a probar suerte y en ese tiempo te podrás imaginar que me han dicho que no muchísimas veces. He hecho montones de cástings en los que han cogido a otras y a mí me han mandado de vuelta para mi casita. Pero hay que seguir adelante. En esta profesión, si te dejas hundir porque te digan que no, no vas a ninguna parte. Ahora es más fácil, ahora me pueden llamar para ofrecerme papeles por ser Paula Echevarría, pero cuando llegué no era nadie. Y entendí que en este trabajo nunca te cogen por ser la mejor y nunca te rechazan por ser la peor, sino por encajar o no encajar en el proyecto.

¿Que mi marido es perfecto? ¡Llévatelo 15 días y luego me cuentas! Al final la gente tiende a idealizar…”

Mujerhoy: ¿Y cómo se siente al ver que es un referente de moda?

Paula Echevarría: Nunca me lo planteo. No me gustan los títulos, influencer, it-girl, prescriptora de moda… son etiquetas que me ponen los demás, pero nunca me veo así. Ni intento dar consejos a nadie, ni sentenciar. Si entras en mi Instagram, verás que simplemente muestro trozos de mi vida, de mi armario o de mi trabajo. Me satisface tener tantos seguidores y que la gente se fije en lo que hago porque gracias a ello puedo ayudar en campañas como las de la Fundación José Carreras, con la que colaboro a menudo. O a la Asociación Española contra el Cáncer o a la fundación Aladina. Eso es lo que más satisfacción me da.

Mujerhoy: Vista a través de Instagram, la suya parece una vida ideal con un trabajo apasionante, un armario increíble, un marido perfecto, viajes apetecibles… ¿Se siente envidiada?

Paula Echevarría: ¿Marido perfecto? ¡Llévatelo 15 días y luego me lo cuentas! [Risas]. Al final, la gente tiende a idealizar y se queda con lo que quiere. Porque durante meses seguidos solo pongo fotos de mis madrugones, de mis exteriores muerta de frío y de mis ojeras. Entre un viaje y otro pasan muchos meses de vida totalmente normal y corriente. Mi vida es irme a trabajar bien pronto por la mañana y por la tarde llevar a mi hija al médico o a danza si le toca, bañarla, darle la cena y poco más. Es tan perfecta o imperfecta como la de cualquier mujer y madre trabajadora, que cuando tiene un fin de semana en que se lo puede permitir y le apetece se regala un viaje. Lo que veis es lo que hay, así definiría yo mi Instagram: esto es lo que hay. Sin trampa ni postureo.

Mujerhoy: Es, al fin y al cabo, una mujer multitarea, ¿no?

Paula Echevarría: Pero esas somos todas. Y no hablo solo de las mujeres de hoy en día, que parece que hemos inventado el término. Mi madre era ministra de Economía, empleada del hogar, cocinera de una cocina abierta 24 horas, niñera, modista, maestra…

Mujerhoy: ¿Ella ha sido su referente?

Paula Echevarría: Sí, mi madre, siempre y para todo. Y no quiere decir que sea igual que ella, ojo, que luego discutimos y tenemos puntos de vista muy diferentes. Pero a día de hoy, con mis 39 años, antes de hacer cualquier cosa siempre pienso qué le parecería a ella, cómo lo vería, que opinaría.

Mujerhoy: ¿Es una de esas relaciones de madre/mejor amiga?

Paula Echevarría: No. Y fue ella quien me marcó la diferencia. Me dijo: “Amigas tienes muchas y madre solo tienes una y yo voy a ejercer de madre”. Y, a pesar de todo, siempre hemos estado muy unidas, ha sido mi confidente, íbamos juntas de compras o nos quedábamos una tarde en casa las dos a ver la televisión en el sofá, y allí estaba yo más a gusto que en ninguna otra parte.

Mujerhoy: Ahora que tiene una hija, la entenderá mejor…

Paula Echevarría: Desde luego. Cuando era adolescente, solo veía que mi madre me quería fastidiar, ponerme un horario, esperarme despierta si llegaba tarde, todo ese tipo de cosas. Ahora veo que también era un sacrificio para ella.

Mujerhoy: ¿Los hijos nos hacen más fuertes o más vulnerables?

Paula Echevarría: Las dos cosas. Nos dan fuerza para muchas cosas, pero piensas en lo que puede pasar, ves las noticias y te da pánico. ¿Una niña de 12 años que ha muerto a causa de un coma etílico? ¡Por favor! Hay que estar muy encima. Por eso ahora veo el esfuerzo que hacía mi madre cuando yo pensaba que lo que quería era fastidiarme.

Mujerhoy: Y con las nuevas tecnologías se abre un nuevo frente… ¿Qué opina de que los niños tengan móvil, ¿está a favor o en contra?

Paula Echevarría: No estoy en contra, ni mucho menos. Mi hija no lo tiene todavía, pero lo tendrá en breve. La gente de mi generación siempre argumenta diciendo que nosotros no lo tuvimos hasta los ventitantos. Ya, pero es que no existían. Nuestros hijos han nacido en otro momento, les hemos puesto un iPad delante desde que tienen meses para que vean Peppa Pig.

No estoy en contra de que los niños tengan móvil. ¡Les hemos puesto delante una pantalla desde que tenían meses!”

Mujerhoy: ¿No le asustan los contactos, las redes sociales…?

Paula Echevarría: Es un aspecto más de su educación de la que los padres tenemos que ocuparnos. Yo no tengo ningún inconveniente en que mi hija de ocho años tenga móvil, creo que así cuando llegue a la preadolescencia y adolescencia, que son las edades más peligrosas, ya tendrá un criterio. Yo le hablo mucho de los problemas que pueden dar las redes sociales o internet en general: que nadie es quien tú crees que es, que hay que tener cuidado, que no puedes fiarte… Hay que educar para que hagan un buen uso de él.

Mujerhoy: ¿Ha vivido algún episodio desa-gradable en las redes?

Paula Echevarría: Uy, claro, me han dicho de todo. Normalmente, cuando hay falta de respeto, cuando hay insulto, lo que hago es bloquear y no entrar al trapo.

Mujerhoy: ¿Le preocupa lo que piensen los demás?

Paula Echevarría: Nada o menos. Puedes opinar y eres libre, faltaría más, para eso están también las redes sociales, pero de ahí a que yo te vaya a dar bola, va un trecho muy largo. Regla número uno: es mi vida. Me pongo la ropa que me da la gana, voy donde me da la gana, a mi hija me la llevo de vacaciones si me da la gana.

Mujerhoy: ¿Alguna vez alguien le ha tenido que dar un toque de atención para que el éxito no se le subiera a la cabeza?

Paula Echevarría: No, no creo que ese haya sido un riesgo para mí. Al revés, hay mucha gente que se extraña de que siga haciendo las mismas cosas de siempre y que me dice: “¿Pero tú te atreves a meterte en el Primark de la Gran Vía?”. Pues la verdad es que sí, porque no quiero dejar de hacer nada que me apetezca. David a veces se agobia más, pero yo no quiero renunciar a nada, y menos desde que tengo una hija. No quiero tenerla a ella sin que pueda hacer una vida normal.

Mujerhoy: ¿Cree en los cuentos de hadas?

Paula Echevarría: ¡Yo sí! A mi hija la prepararé para que sea libre y no dependa de nadie, pero sin quitarle la ilusión de que pueda aparecer un príncipe azul. La diferencia está en que el príncipe no te tiene que mantener, sino que es un complemento de tu vida. David tiene su profesión y yo tengo la mía, somos independientes con una vida en común y es muy sano. La unión donde los dos son uno nunca sale bien, porque siempre uno es más que otro.

Mujerhoy: En su Instagram, dice: “Lo mejor está por llegar”. ¿Lo cree así?

Paula Echevarría: Sí, claro. No espero nada, siempre espero ver qué me depara la vida, qué trenes pasan por delante para decidir si me subo o no.




You must be logged in to post a comment.